#DemocraciayPunto es recuperar la soberanía de la ciudadanía gracias a 4 mecanismos de control democrático

#DemocraciayPunto es hacer operativa la democracia para encontrar soluciones a los problemas que nos afectan

#DemocraciayPunto es un método para que la ciudadanía tenga capacidad de propuesta, decisión, voto, deliberación y veto efectivo

Sin #DemocraciayPunto no hay control efectivo sobre los gobiernos

#DemocraciayPunto es aprovechar el conocimiento experto de la sociedad civil y rescatar las mejores soluciones para salir del pozo donde nos han metido

#DemocraciayPunto es una estrategia para abrir las puertas del hemiciclo a la ciudadanía

Con #DemocraciayPunto ciudadanos de diferentes ideologías pueden acordar asuntos concretos, lejos de la tradicional división de los partidos del pasado

#DemocraciayPunto No es partir de cero. Es recoger las mejores soluciones que ya ha desarrollado la sociedad civil en el mundo.

#DemocraciayPunto No obliga a participar todo el tiempo, pero permite construir una sociedad vigilante e informada

Con #DemocraciayPunto como sistema de control ciudadano, la corrupción se habría evitado

Con #DemocraciayPunto en los sobres para los políticos los ciudadanos pondríamos sus cartas de despido

Con #DemocraciayPunto la reforma de la constitución implementada por el #PPSOE hubiera pasado por un referéndum ciudadano

Con #DemocraciayPunto no estaríamos por detrás de Uganda en transparencia en la gestión pública, sería un ejemplo para el mundo

#DemocraciayPunto Si el derecho a voto fuera real y permanente nunca se habría decidido rescatar a los bancos con el dinero de hospitales y escuelas

Con #DemocraciayPunto un clamor ciudadano como una ILP o una moción de censura no quedarían a la merced de la disciplina de partido

Con #DemocraciayPunto la agenda política la marca la ciudadanía, no los intereses corporativos, ni los monopolios, ni los intereses de la banca

#DemocraciayPunto es lo que necesitamos para que esto no se repita nunca más

#DemocraciayPunto Si te gusta, cuéntalo, difúndelo, exígelo. Nunca más un país de quien lo gobierna y no de quienes lo habitan

Con una verdadera democracia los ciudadanos podremos tener voz y control sobre las decisiones que nos afectan.

Democracia y Punto

4 mecanismos

transparecia
wikigobierno
voto_real
referendum

Una vez instaurada una verdadera democracia los ciudadanos podremos tener voz y control sobre las decisiones que nos afectan [ver Medidas: economía, trabajo, vivienda, salud, educación e I+D, energía, justicia, medioambiente y consumo, derechos, sociedad de la información...]

¿Qué es Democracia y Punto?

INTRODUCCIÓN GENERAL


El poder real tiene que residir en la ciudadanía y debe basarse en la distribución del control sobre el gobierno a través de múltiples canales de colaboración, monitorización, participación y decisión. La sociedad funciona mejor si incorpora los conocimientos expertos de la ciudadanía y la fuerza innovadora de su sociedad civil. Ahora que las tecnologías de la información y la comunicación lo permiten, ha llegado el momento de incluir en las formas de gobierno la capacidad que tiene la sociedad para mejorar directamente sus instituciones y leyes.

Participación Secuenciada para Federar Competencias

El método que proponemos tiene en cuenta que una sociedad como la nuestra tiene que acostumbrarse paulatinamente y en intensidades diferentes según las capacidades de cada cual a no delegar y a mantener la vigilancia sobre los legisladores, las instituciones y los gobiernos.

Nunca se parte de cero. Existe un conocimiento ya construido que hay que aprovechar y potenciar. Ésta es la función del Partido X. No somos la solución, somos un catalizador de las soluciones.

No todo el mundo tiene que ser competente en todo, pero todo el mundo debe poder acceder a las fuentes necesarias para informarse y vigilar lo que otros (las personas que tienen los conocimientos necesarios para actuar en un tema concreto) están haciendo en ámbitos que pueden ser relevantes para su vida.

Por otra parte, no todas las opiniones valen lo mismo, pero todo el mundo, si lo trabaja, puede llegar a ser competente en lo que se propone.

Por las razones anteriormente comentadas, las fases de construcción de unas políticas democráticas deben respetar la siguiente secuencia lógica: información -> elaboración y enmiendas -> voto y veto.

En esto se basa el programa de Democracia y Punto.

Implementar solo algunos de los mecanismos que lo componen crearía desequilibrios que nos alejarían del objetivo, la Democracia y Punto.

Y AHORA LOS 4 MECANISMOS QUE COMPONEN DEMOCRACIA Y PUNTO:


La esencia de la democracia es el conocimiento por parte de los ciudadanos de las decisiones que se tomen en todas las cuestiones que pueden afectar sus vidas y del proceso de esa toma de decisión, de los datos y circunstancias que confluyen para tomarlas.

Por otra parte, la transparencia en las cuentas públicas (y no los recortes) es indispensable para recobrar la confianza de los inversores y de los mercados.

La transparencia en la gestión pública no puede ser opcional, sino obligatoria en cada ámbito y rincón de la Administración Pública, incluyendo todas las instituciones públicas o privadas que de algún modo reciban financiación pública, gestionen, directa o indirectamente financiación, ayudas, subvenciones o, en general, fondos muebles o inmuebles de carácter público, o las empresas que presten servicios con un impacto calculable en torno a un 10% de la población, por el hecho de operar en sectores de impacto general, tal y como se detalla en la Ley 56/2007, de 28 de Diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información.

La transparencia pasa por ofrecer información veraz, exacta y actualizada de todos los presupuestos, gastos y balances anuales, actos administrativos, actas, protocolos, informes “lobbistas” o cualquier otra información que haya sido considerada en alguna toma de decisión; las recomendaciones, programas, agendas y planificaciones o cualquier otro documento realizado, emitido o recibido inherente al funcionamiento de alguna de estas estructuras, además de los datos financieros y tributarios de las personas físicas y jurídicas, los actos registrales (de la propiedad, de actividad industrial, concesión de licencias, etc.) de responsables de la gestión pública o de recursos de origen o interés público, han de ser públicos.

Los documentos no tendrán validez legal de no estar publicados y ser accesibles al ciudadano tanto por vía telemática como por vía analógica, así como ahora las leyes no tienen validez hasta su publicación en los Boletines Oficiales.

De esta forma, la ciudadanía será el vigilante necesario de todas las decisiones que le afectan y de todos los gastos públicos. Ésta es la única manera efectiva de acabar con la corrupción, lastre de la democracia del pasado.

Por otra parte, por norma general, las sesiones de todas las cámaras de representación en todos los ámbitos territoriales y sus comisiones han de ser emitidas públicamente.

Son nuestros representantes, ¿de qué tienen que hablar que no debamos saber?


El WikiGobierno es el resultado de una democracia que incluye la participación de la ciudadanía para elaborar y gestionar los asuntos comunes.

Un wikigobierno permite a la ciudadanía priorizar las distintas iniciativas presentadas por los gobiernos e instituciones estatales, autonómicas y municipales. Igualmente permitiría a la ciudadanía disponer de cauces donde presentar iniciativas legales articuladas para que se transformen en acción de gobierno.

Las WikiLegislaciones son leyes construidas a la vista de todos de forma colaborativa y transparente entre la ciudadanía y los gobiernos.

Una WikiLegislación nunca debe partir de cero. Siempre parte de un borrador elaborado por ciudadanos y personas expertas en el tema (sea por iniciativa del gobierno o de la ciudadanía) que han recopilado previamente el conocimiento existente sobre una determinada cuestión.

Por otra parte conlleva un trabajo obligatorio de información para que cualquier persona pueda interesarse por los temas tratados, pueda documentarse y comprender, y ello tanto para participar como para observar el proceso, si así lo desea.

 


Además de participar y vigilar a lo largo de todo el proceso de diseño de leyes y políticas públicas, los ciudadanos reclamamos también el derecho a voto de forma permanente, para poder usarlo cuando lo consideremos oportuno. Puede que muchos crean que ya tenemos ese derecho, pero lo que hacemos hoy en día no es votar sino elegir. Elegir, cada cuatro años, a los que votan por nosotros, sin forma de hacerles llegar nuestra opinión en las votaciones concretas: como un cheque en blanco del que no hay que rendir cuentas. Todas las propuestas que hemos enumerado en el punto de WikiGobierno, naturalmente incluyen la posibilidad y las herramientas para que la ciudadanía pueda ejercer su derecho a voto de forma continuada y permanente.

Votar es mostrar directamente una voluntad política sobre un tema en concreto, ya sea aprobación, desaprobación o indiferencia.

Para hacer esto posible, se establece la posibilidad de votar todas las leyes que se debatan en el parlamento, ya sea por Internet utilizando su DNI electrónico, ya sea con el voto tradicional en papel, en los puntos de votación permanentemente habilitados en ayuntamientos y oficinas de correos.

La posibilidad de votar directamente las leyes no convierte el derecho a voto en una obligación, ni acaba con los empleados públicos electos o con las elecciones de cargos representativos en general, aunque modifica profundamente su función. Ahora estarían al servicio del bien común.

Somos conscientes de que no todos podemos, o ni siquiera queremos, estar decidiendo sobre todo todo el tiempo, pero queremos tener la posibilidad de votar cuando los asuntos nos afecten o interesen.

Se trata de recuperar y ejercer la soberanía, mediante voto, en el momento en que queramos. Sin cheques en blanco.





Tal y como ya se hace en otros países, se trata de consultas para validar todas las legislaciones estructurales, independientemente de su origen (propuestas por la ciudadanía o por legisladores). El referéndum ha de ser vinculante. El referéndum podrá ser de carácter propositivo, abrogativo o aprobativo. Es decir, ha de ser posible proponer leyes, modificarlas, ratificarlas o desecharlas. Vinculante porque lo que en él se decida será de obligado cumplimiento. Propositivo porque a través de él se podrán proponer nuevas leyes. Abrogativo porque podrá derogar leyes vigentes de igual o menor jerarquía que las propuestas. Y aprobativo porque mediante referéndum podrán aprobarse leyes que lleguen al parlamento por vías participativas, como las Iniciativas Legislativas Populares (ILP), o legislativas.

Recordamos que en nuestra propuesta de Democracia y Punto, los ciudadanos pueden votar las leyes al mismo tiempo que se votan en el parlamento, si así lo desean. De esta manera no es necesario aplicar el referéndum más que en casos excepcionales como son los casos de leyes estructurales (constitución, leyes orgánicas, etc. etc.) o en los casos en que el gobierno no enfrente temas que la ciudadanía sí considera indispensables (ILP, etc.).