Menu
Partido X.

Educación – versión reducida

Ir a la versión completa


LO QUE QUEREMOS EN EDUCACIÓN

  • Una educación de calidad es un factor de éxito.
  • Entornos de aprendizaje y métodos de enseñanza actualizados.
  • Igualdad de oportunidades para crear una sociedad basada en el conocimiento: la educación gratuita y de alta calidad son las bases de la democracia y de un tejido económico renovado y capaz.
  • Participación de toda la comunidad educativa, incluidos estudiantes y madres y padres en el diseño de las políticas educativas.
  • A. Cada alumno es importante

  • Ritmos de aprendizaje adaptados a los niños.
  • Una detección precoz de las desventajas y desórdenes del aprendizaje y apoyo a los niños con dificultades de aprendizaje.
  • Un promedio alto de atención a los alumnos.
  • Una libertad de elección aunque delimitada.
  • Una evaluación motivadora.
  • B. Profesores expertos y valorados

  • Mejora de la calidad de la formación de los profesionales de la enseñanza y el establecimiento de modelos de formación continua de calidad.
  • Dotar a dichos profesionales de los medios necesarios para que lleven a cabo su trabajo de manera eficaz, optimizando la gestión de los recursos disponibles y su calidad de vida.
  • Un tiempo moderado de trabajo pero con una definición amplia del servicio.
  • Unos equipos administrativos y directivos competentes con mecanismos independientes para su evaluación.

En el Estado español es habitual ver surgir nuevas leyes educativas con cada cambio de gobierno. Sin embargo, es necesario un rumbo constante en la normativa en educación para obtener unos resultados favorables y estables a medio y largo plazo.

Y lo que siempre olvidan: los cambios de las leyes en materia de educación deben contar con las aportaciones de la comunidad educativa, incluidos estudiantes y madres y padres.

El elevado nivel cultural y la educación pública y gratuita y de alta calidad son las bases de la democracia y de un tejido económico renovado y capaz.

La educación ha de garantizar la disponibilidad de profesionales cualificados y la formación de personas íntegras y competentes en la sociedad no sólo concentradas en la materia misma fomentando la capacidad de iniciativa entendida como parte de la formación integral de la persona como ciudadana.

El punto de partida de una enseñanza de calidad es tener profesores y cargos directivos competentes, así como disponer de una diversificada oferta de educación que incluya entornos de aprendizaje y métodos de enseñanza modernos e instalaciones adecuadas; esto incluye proyectos relacionados con la sociedad de la información al que deben poder acceder en igualdad de oportunidades.

Las universidades deben adquirir mayor independencia y transparencia. Se procurará sobre todo fortalecer la autonomía universitaria y las posibilidades de hacer investigación e impartir enseñanza de excelencia en todas los centros de estudios superiores. Todas estas bases sobre lo que debe ser la educación, son posibles y lo demuestra el modelo Finlandés.El ascenso de Finlandia al grupo de sociedades más prósperas del mundo se apoyó en su ideal de la cultura y en las inversiones en educación.La clave del éxito es el porcentaje dedicado: del 11% al 12% del presupuesto.

La clave del éxito reside en tres ejes principales:

1- Mejora de la calidad de la formación de los profesionales de la enseñanza y el establecimiento de modelos de formación continua de calidad.

2- Dotar a dichos profesionales de los medios necesarios para que lleven a cabo su trabajo de manera eficaz, optimizando la gestión de los recursos disponibles y su calidad de vida.

3- Una intervención rápida y efectiva cuando los resultados comienzan a deteriorarse.

4 – Participación de toda la comunidad educativa, incluidos estudiantes y madres y padres en el diseño de las políticas educativas.

Características del modelo Finlandés:

A. Cada alumno es importante

  • Ritmos de aprendizaje adaptados a los niños
  • Una detección precoz de las desventajas y desórdenes del aprendizaje y uso de las ayudas específicas
  • Un promedio alto de atención a los alumnos
  • Alumnos activos y comprometidos
  • Una libertad de elección aunque delimitada
  • Una evaluación motivadora

B. Profesores expertos y valorados

  • Una profesión valorada
  • Una formación inicial cuidadosa y una formación continuada
  • Un tiempo moderado de trabajo pero con una definición amplia del servicio
  • Unos equipos administrativos y directivos competentes con mecanismos independientes para su evaluación
  • Condiciones materiales óptimas
  • Profesores expertos asociados a la universidad