Menu
Partido X.

Cuatro años después rechazamos el chantaje de UnidosPodemos en los municipios para el #26M

Que UnidosPodemos deje a un lado su marca electoral y se ponga a trabajar con los demás o desaparezca.

Cada día más personas nos escriben para decirnos que esta vez no se dejarán aplastar. Aunque la convocatoria de elecciones generales ha llevado todo lo demás a un segundo término, este año en las elecciones municipales se libra una batalla muy importante para recuperar espacios de acción arrebatados a la sociedad civil organizada. 

No nos estamos refiriendo a ningún fenómeno paranormal, sino a algo que las vecinas y vecinos que llevan años construyendo espacios de gobernanza ciudadana recuerdan bien: la llegada de Podemos en las pasadas elecciones municipales arrasó con años de esfuerzos; su marca televisiva aterrizó sin preguntar nada a nadie sobre el trabajo previo; solo habían llegado con la orden de coger cotas de poder y de imponer bien grande la marca Podemos. Nada más. Excepto algunos casos de personas honradas, la mayoría de las veces fue básicamente un trabajo fácil a cambio de un sillón seguro.

A los miles de vecinas y vecinos organizados que lo han sufrido no se lo tenemos que explicar, pero sí quizás deben saberlo quienes no lo saben y tengan que elegir a quién votar en las próximas municipales.
Para las miles de personas que luchan valientemente cada día para avanzar hacia una democracia real en los municipios y las comunidades, Podemos ha sido a menudo un terrible obstáculo. En las municipales de hace 4 años el fenómeno televisivo de Podemos estaba en su apogeo. La cúpula aprovechó para crear franquicias en todos los municipios, sometiendo al chantaje de su marca a las personas que llevaban años trabajando por el cambio en estos municipios: o se regalaba el trabajo a los designados por Podemos – el trabajo colectivo pasaba a llamarse “Podemos” sí o sí – o Podemos se presentaría como competidor de las listas vecinales, aprovechando su fuerza televisiva y barriendo el trabajo de la sociedad civil.  

Cinco años después de su fundación continúan imponiendo esa misma lógica a la ciudadanía organizada. Pero las circunstancias han cambiado.  La marca UnidosPodemos es hoy un lastre y una rémora electoral. Tras el boom inicial, Podemos, que ha dedicado más tiempo al “poder” que al “trabajo”, ha experimentado una pérdida masiva de confianza que lo arrastra inexorablemente (a él y a cualquiera que ligue a él su futuro político) hacia el suelo electoral de Izquierda Unida. La energía que la ciudadanía les prestó, o de la que se apropiaron en el boom inicial, ha sido desperdiciada. En demasiadas ocasiones su fuerza se ha usado para perjudicar los logros y la visibilidad de los ciudadanos que realmente trabajan en los municipios o en otros ámbitos. Se han conseguido muchas cosas durante estos años, pero se han conseguido a pesar de UnidosPodemos y a pesar de sus intentos de apropiarse de los logros ciudadanos.  Las negociaciones de las listas electorales en diversas coaliciones municipales y autonómicas están ahora en su recta final. En Galicia, Madrid, Andalucía y en innumerables municipios, diferentes grupos de ciudadanos ya han dicho alto y claro a los cargos de UnidosPodemos que no van a aceptar más su chantaje y que deben integrarse como uno más en las candidaturas. Presentando la marca UnidosPodemos por separado ahora ya no conseguirán nada en la mayoría de los casos, aunque sí perjudicarían los proyectos colectivos e independientes, pero ya no de forma irreparable porque han perdido toda credibilidad.


Sí, han hecho que se perdieran 4 años, pero invitamos a la sociedad civil organizada a retomar las riendas y a no aceptar más el chantaje. En muchos municipios lo están haciendo, lo está haciendo En Marea en toda Galicia y cada día más personas nos escriben para decirnos que esta vez no se dejarán aplastar.  En 2011 la ciudadanía dejó claro que quería una nueva forma de hacer las cosas basada en la cooperación y la innovación política. Ni el chantaje, ni el seguidismo a líderes mesiánicos, ni la política surgida de un fenómeno televisivo y de un intento fallido de primarias en IU responden a esas demandas. 

Es hora de que las y los vecinos valientes y la ciudadanía organizada preparemos nuestras candidaturas y exijamos a Podemos que deje de un lado su marca electoral y se ponga a trabajar con los demás o si no que desaparezca. 

Destacados
Todos